Saltear al contenido principal
Atención al cliente: 948 107 425
Cómo Instalar Una Cubierta De Policarbonato Celular

Cómo instalar una cubierta de policarbonato económica

Las placas de policarbonato resultan discretas y resistentes, permitiendo crear espacios muy luminosos y seguros. Un material rígido, transparente, perfecto para construir de manera sencilla y en poco tiempo una cubierta traslúcida sobre una estructura para techo de policarbonato con infinidad de usos: por ejemplo para construir un cobertizo, una marquesina o una pérgola para nuestro jardín, protegiéndonos de todo tipo de inclemencias climáticas como los cambios de temperatura, granizo o nieve, o convirtiéndose en el lucernario ideal para colocar en aquel lugar por donde queramos dejar pasar la luz. 

El policarbonato celular es una de las opciones más económicas del mercado, lo cual lo convierte en el material ideal para su uso en pequeños trabajos de construcción como el montaje de una pérgola, cerramientos para terrazas o jardines, acristalamiento de techos de invernaderos, piscinas cubiertas o usos publicitarios como rótulos, marquesinas o revestimientos. Sin embargo, para trabajos de mayor envergadura y resistencia no es el material más adecuado dado que con el tiempo pude llegar a estropearse con mayor facilidad que otros materiales de características similares.

Cómo montar una cubierta con policarbonato celular

En este artículo te vamos a contar paso a paso cómo debes montar correctamente una cubierta de policarbonato celular y todos las herramientas que necesitas. 

Precisaremos las siguientes herramientas: 

  • Sierra circular
  • Llave de vaso de 10 mm
  • Taladro atornillador
  • Pistola aplicadora

Emplearemos los siguientes materiales: 

  • Placas de policarbonato celular
  • Perfiles de remate en forma de U
  • Perfiles de unión en forma de H
  • Cinta ciega
  • Tornillos de 5×50 mm para madera
  • Silicona 
  • Arandelas con neopreno
  • Cinta microperforada

Pasos para colocar nuestra cubierta de policarbonato celular:

Paso 1: calculamos la medida que debemos dar a las placas de policarbonato y a continuación marcamos las líneas de corte y cortamos las piezas con una sierra circular.

Paso 2: cortamos los perfiles de unión y los remates, sujetando las piezas a la mesa con una mordaza para evitar que se muevan mientras usamos la sierra.

Paso 3: colocamos una tira de cinta ciega sobre el perímetro al comienzo de la pendiente sobre la parte superior de las placas, zona que debemos proteger para impedir que entre cualquier elemento, dado que es la parte más expuesta. 

Paso 4: colocamos una cinta microperforada en la parte inferior con la que evitaremos la condensación en el interior de las placas. A continuación encajamos los perfiles de remate e insertamos el perfil en forma de H en la primera pieza. 

Paso 5: fijamos la estructura de madera con unos tornillos provistos de juntas de neopreno y los apretamos con la ayuda de un taladro con una llave de vaso del diámetro adecuado. 

La junta o arandela de neopreno está fabricada en caucho sintético especial para ambientes externos, sellando la fijación y evitando la filtración en torno al agujero del tornillo, lo que hace que actúe como aislante y evite la degradación por causas ambientales, la torsión o la flexión. 

Paso 6: aplicamos silicona transparente sobre las juntas que nos ayudará a garantizar la estanqueidad de la cubierta. 

Un truco para retirar el exceso de silicona sin que se nos pegue en las manos es cubrir nuestros dedos con una fina capa de gel o jabón con agua antes de usarla. Además para su correcta aplicación podemos ayudarnos de cinta de carrocero que pegaremos sobre los extremos marcando la línea por donde irá la silicona con el fin de retirar el excedente de producto.

Paso 7: colocamos la segunda placa con perfil en forma de H en el otro extremo y una vez atornillada insertamos la tercera pieza de policarbonato celular.

Paso 8: siguiendo estos pasos colocamos el resto de placas hasta techar por completo la cubierta.

Una manera fácil y rápida de conseguir una cubierta translúcida y resistente para cualquier tipo de entorno, sobre todo en espacios abiertos donde poder resguardarnos de forma segura, sean cuales sean las condiciones climáticas.

Policarbonato de cubiertas planas y curvas, una alternativa muy interesante para instalación de cubiertas

Policarbonato cubiertas planas

Una alternativa al policarbonato celular es el policarbonato de cubiertas planas y curvas que, aunque es menos económico, cuenta con mejores prestaciones. 

En comparación con el policarbonato celular ofrece una mayor resistencia mecánica, una mayor protección UV, un mejor aislamiento y hasta un 100% de estanqueidad sin siliconas u otros adhesivos, ademas de permitir la libre dilatación de la placa de policarbonato, por lo que no hace necesario dejar una espacio entre las placas y los perfiles de instalación.

Además es un material fácilmente moldeable, pero a su vez tiene una gran firmeza y posee un excelente comportamiento ante la presencia de fuego y alta resistencia ante impactos. Además tiene una extraordinaria transmisión lumínica, lo que supone un importante ahorro energético.

Gracias a su resistencia y durabilidad es el material adecuado para proyectos de diferente índole como naves industriales, recintos, edificios residenciales, construcciones urbanísticas, pero también resulta una estupenda elección para pequeños trabajos domésticos.

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de estas y la aceptación de nuestra política, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies